fbpx

ALQUILAR O COMPRAR

ALQUILAR O COMPRAR

ALQUILAR O COMPRAR

OPCIONES PARA EL INVERSOR MILLENNIAL

 

Al iniciar tu carrera profesional y comenzar a invertir en tu futuro,  inevitablemente comenzarás a pensar acerca de si debes o no comprar una casa. Durante décadas, ser propietario de una casa ha sido el símbolo máximo del éxito, el “sueño americano”. ¿Pero es comprar una casa la decisión financiera correcta? La respuesta es: depende.

El costo del alquiler y la compra

Un error común que las personas a menudo cometen es que al comparar los gastos de alquiler y compra simplemente comparan el alquiler mensual y los pagos mensuales de la hipoteca. Hay otros factores a considerar, tales como los impuestos a la propiedad, los gastos de mantenimiento, el pago inicial, los intereses sobre la suma principal, las reparaciones de la casa y los gastos de emergencia. En general, la generación del milenio tiene más deuda de préstamos estudiantiles que las generaciones anteriores, lo cual significa que muchos de nosotros podemos enfrentar problemas para ahorrar para un pago inicial y podemos ser reacios a asumir más deudas. Alquilar le puede brindar más liquidez y flexibilidad para responder cambios en sus circunstancias, tales como la formación de una familia, o una nueva oportunidad de desarrollo profesional.

Por otro lado, entiendo la frustración que muchas personas sienten respecto a los alquileres y la noción de que en esencia alquilar es como “botar el dinero”. Cuando alquilas una casa o un apartamento, ese dinero sale de tu bolsillo y no reporta ningún beneficio para ti, aparte de mantener un techo sobre tu cabeza. Además, aunque pagas una cantidad de dinero por el alquiler, en realidad nunca tienes control sobre tu casa; el propietario puede decidir venderla y tú puedes verte forzado a salir de ella más pronto de lo que te hubiera gustado. Por otra parte, cuando haces tu pago hipotecario mensual, estás acumulando capital en tu casa.

El potencial de inversión

Comprar una casa se considera a menudo como una inversión y las viviendas tienen el potencial de aumentar de forma considerable en valor y proporcionar altos rendimientos para los compradores. No obstante, como vimos en el 2018, esto no es una garantía. Existe una posibilidad considerable de que su casa pueda perder valor, por lo que si su máxima prioridad es obtener un buen rendimiento de la inversión, comprar una casa puede no ser la mejor opción para ti.

Si acumular capital y trabajar hacia alcanzar la propiedad completa de tu casa es tu principal objetivo, entonces la compra puede ser una buena alternativa. Una de las ventajas de comprar una casa es que, si logras pagar tu hipoteca antes de retirarte, contarás con dinero extra para viajes, gastos médicos y otros gastos. Además, tendrás la seguridad financiera de ser propietario de tu vivienda.

Si alquilas en lugar de comprar, tendrás la oportunidad de invertir el dinero que hubiera gastado en el pago inicial de la casa. Podrás diversificar tus activos e invertir en pequeñas cantidades a través del tiempo, en lugar de invertir una gran suma de dinero en un solo tipo de activo. No obstante, al igual que tu casa puede disminuir en valor, el mercado también puede tener un cambio a la baja. Es por eso que es importante tener en cuenta la diversificación y la distribución de activos  al realizar cualquier inversión.

Gastos continuos

Si alquilas, puedes sentir como que no hay límite en hasta dónde subirán los precios, los cuales siempre parecen aumentar más rápidamente que los salarios.

Si compras una casa, tu tasa hipotecaria pudiera ser fija y, a no ser que la reformes, esta no va a cambiar. Esto te puede permitir ajustarte más fácilmente a un presupuesto y establecer metas de ahorro y de inversión. Dicho esto, incluso si tú puedes saber exactamente lo que será su pago hipotecario mensual por años en el futuro, cuando compres, pudiera haber gastos puntuales inesperados que tendrás que pagar de tu bolsillo. Una vez que te conviertes en propietario de una casa, ya no puedes llamar a su arrendatario por una gotera en el techo o un refrigerador roto, tendrás que cubrir los gastos por su cuenta.

Consideraciones de estilo de vida

Si todavía te resulta difícil decidir cuál opción te conviene (el alquiler o la compra), no estás solo. Al considerar convertirte en propietario de una vivienda, es importante tener en cuenta qué estilo de vida deseas llevar y cuáles son tus necesidades futuras.

Trata de no pensar en la compra de una casa como una inversión. Piensa en ello como una opción de estilo de vida. Si tu objetivo es echar raíces en un vecindario, tener una carrera profesional sólida, y ya has tomado decisiones relacionadas con el matrimonio y la familia, es posible que te convenga considerar seriamente la compra de una casa. Si valoras la flexibilidad en tu vida, o existe la posibilidad de que consideres una nueva carrera profesional en el futuro, el alquiler puede ser la mejor opción.

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.